Reclamador.es


Una nueva empresa está creciendo en el segmento de reclamaciones. En este caso, su especialidad radica en la reclamación a Compañías Aéreas por particulares como consecuencia de retrasos en los vuelos, pérdidas de equipajes, overbooking… Desde nuestro despacho apoyamos esta iniciativa y colaboraremos con ellos. Su nombre: Reclamador.es 

captura ventana reclamador

Anuncios

Orizonia, preconcurso, concurso y fin


El devenir de los acontecimientos en los últimos días está conduciendo al Grupo turístico Orizonia, uno de los más potentes del país, al abismo. Desde hace años, los rumores sobre su situación financiera estaban al orden del día. El desplome de Marsans afectó enormemente a este grupo, ocasionándole un importante deterioro de tesorería. Pero como quiera que Orizonia estaba participada por fondos de inversión capaces de inyectar dinero al Grupo, parecía que este momento no iba a llegar. Después, el área minorista del grupo, Viajes Iberia, se lanzó a un extraordinario gasto de marketing para renovar sus agencias y cambiar la marca con la que históricamente eran conocidos, pasando a ser VIBO VIAJES, en una aventura sobre la que muchos opinan que fue una maniobra para escindir esta rama de negocio y venderla a un tercero. Igual no van muy desencaminados, y es lo que ahora se busca.

En cualquier caso, desde un punto de vista jurídico, lo que ahora se va a precipitar es la desaparición del Grupo, por medio de uno de los mayores concursos de los últimos años. Lo cierto es que este proceso concursal, cuando se inste, se diluirá entre varias sociedades (21 comunicaciones de preconcurso se han presentado en los Juzgados de Palma), pero nos encontraremos con toda probabilidad ante varios concursos con posterior liquidación, puesto que la empresa carece de tesorería y tiene en ciernes enormes cantidades de créditos contra la masa de difícil cumplimiento.

Tal y como está planteada la cuestión, la empresa parece ser que va a presentar un ERE de extinción en estos momentos que deberá ser negociado, con apertura de un período de consultas simultáneo y cuyo resultado será la extinción de entre 3.000 y 3.500 contratos de trabajo, extinciones que tendrán lugar con casi total seguridad tras la declaración de concurso de las empresas del Grupo, lo que quiere decir que las indemnizaciones, cuyo pago no podrá afrontar la compañía, pasarán a tener la condición de créditos contra la masa. Esta circunstancia y la escasez de tesorería con la que cuenta la empresa, a la vista de la imposibilidad para afrontar los pagos urgentes que le eran exigidos estos días (BSP, fundamentalmente), abocará a las empresas de Grupo (quizás alguna pueda escaparse de este terrible fin) a su liquidación y desaparición, y a la generación de un importante crédito a favor del Fondo de Garantía Salarial.

Las noticias sobre la posibilidad de vender por partes el Grupo carecen de mucho fundamento por las siguientes razones:

1. Si alguna de las empresas se vendiese antes de la solicitud de concurso, el comprador debería hacerse cargo de las deudas existentes, y negociar con los acreedores algún acuerdo de pago. Me parece realmente arriesgado, tal  y como se encuentra en este momento el negocio turístico que alguien se aventure a ello.

2. Si lo que se pretende es adquirir las empresas tras la solicitud de concurso, para aprovecharse de la quita que supuestamente se plantee a los acreedores y comprar así un negocio que funcione y disponga de un pasivo asumible, ello tampoco va a ser posible, puesto que para disponer del eventual convenio transcurrirá más de un año y, para entonces, el negocio ya estará muerto.

3. Y, finalmente, si lo que se pretende  es quedarse con alguna marca, con una rama de negocio en concreto de las muchas que explota Orizonia, deberá hacerse con mucho cuidado pues cualquier actuación de este tipo puede considerarse en perjuicio de la masa pasiva y encontrarse con la oposición de los acreedores, y por supuesto de la Administración Concursal y el Juzgado.

Desgraciadamente, considero que esta opereta terminará con el final del Grupo Orizonia y de las empresas que han desarrollado su actividad en el negocio turístico durante tantos años. Desaparecida Marsans, a punto de hacerlo Viajes Iberia, quedan Halcón-Ecuador (Globalia) y Viajes El Corte Inglés, y ambas se están tambaleando en la actualidad.

orizonia-marcas

Spanair, ¿concurso voluntario o necesario?


El titular del Juzgado de lo Mercantil nº 10 de Barcelona ha acordado declarar en situación de concurso de acreedores a la aerolínea SPANAIR con carácter de voluntario, a pesar de que el Sepla solicitó con anterioridad la declaración de concurso necesario.

Dicha decisión contradice lo establecido en el artículo 22 de la Ley Concursal que expresamente indica que “el concurso de acreedores tendrá la consideración de voluntario cuando la primera de las solicitudes presentadas hubiera sido la del propio deudor. En los demás casos, el concurso se considerará necesario.”

En este caso, el sindicato de pilotos Sepla se había adelantado a la solicitud de la concursada, en una clara intención de privilegiar su crédito frente al resto de acreedores y de retirar de la administración de la sociedad a sus actuales gestores, sobre los que recaería la suspensión de las facultades de administración y gestión propia de los concursos necesarios.

Lo cierto es que la referida solicitud por parte del Sepla se presentó con tanta celeridad que cogió desprevenidos a los asesores legales de Spanair y la maniobra podía llegar a tener su sentido. Sin embargo, Su Señoría, ya sea haciendo caso omiso del orden de presentación, ya sea considerando que la petición adolecía de claros defectos formales, ha valorado el interés general y acordado que la petición que admitía a trámite era la de la compañía concursada, alegando entre otros motivos que la declaración de concurso necesario perjudicaría los intereses de los trabajadores pues dificultaría un acuerdo rápido de extinción de contratos y considerando además que había sido solicitada en un claro abuso de derecho para obtener una mejor condición de sus créditos.

En fin, una decisión que puede crear polémica y no sería de extrañar que ocasione un recurso del Sepla, puesto que el artículo 22 utiliza el criterio del momento de presentación de las solicitudes para determinar la condición del concurso, y lo cierto es que la primera solicitud en ser registrada fue la del Sepla, con independencia de las consideraciones jurídicas esgrimidas por Su Señoría para considerarlo voluntario que me parecen ciertamente razonables.

Minube, un éxito empresarial en el sector turístico


Recientemente ha sido galardonada como la aplicación número 1 de Apple para España. En su esfuerzo innovador, Minube (comparador de viajes, planificador, lugar para compartir opiniones sobre viajes…), joven empresa turística española, ha desarrollado una aplicación para Apple, que ha sido considerada la mejor por la multinacional americana.

Emprendedores como Pedro Jareño o Raúl Jiménez merecen ser reconocidos e imitados. El espíritu emprendedor es la única puerta de salida de la crisis y hay que poner facilidades y no piedras en el camino a quienes inician esta difícil senda del emprendimiento.

Sobre la pretensión de elevar el IVA en el sector turístico


Bruselas, esa tranquila ciudad europea, es el lugar de nacimiento de tantas y tantas normas que supuestamente tienen como finalidad la búsqueda de la competitividad empresarial y la desaparición de las desigualdades entre unos países y otros.

Pues bien, la Unión Europea parece ahora sugerir un incremento en el IVA turístico para incrementar los ingresos y combatir el déficit público, y propone por otro lado reducir las cotizaciones sociales para mejorar la competitividad empresarial. En cualquier caso, la propuesta de subida del Impuesto sobre el Valor Añadido para servicios prestados por establecimientos turísticos no es nueva, pero llega en un momento de graves dificultades para el sector. Si se llega a materializar podría suponer un grave perjuicio para hoteles y restaurantes que perderán competitividad respecto a países que no están sometidos a la legislación de la Unión Europea y que se han constituido en grandes focos turísticos en los últimos años, como los del Norte de África, Turquía o la antigua Yugoslavia. 

Pero curiosamente esta medida contrarrestaría la secular reclamación de las agencias de viajes que tributan al tipo del 18% en clara desventaja con los tipos reducidos que se aplican a los servicios hoteleros y de restauración. Durante años, la asociaciones de agencias de viajes han clamado por la aplicación del tipo reducido a sus ventas para evitar el perjuicio consistente en que el cliente comprase directamente a los establecimientos hoteleros, algo cada vez más habitual gracias a las plataformas de venta directa de los hoteles y cadenas. Esta petición, que recientemente se ha llevado a las cámaras legislativas y al Ministerio de Economía de la mano de Deloitte y de partidos políticos como CIU, ha sido reiteradamente rechazada, más por razones de tesorería pública que por argumentos legales justos. Ahora resulta que la propuesta de subida del IVA turístico a hoteles y restaurantes puede dejar atrás la situación de desigualdad existente, pero no ayudará a la recuperación de un sector que, a corto plazo, debe ser el motor principal de la economía española, porque no hay ningún otro que pueda generar el desarrollo que el país necesita. Las agencias de viajes solicitaban reducir su tipo impositivo para igualarlo al de los hoteles, y Bruselas propone la operación inversa: elevar el tipo de los hoteles que de esa manera se igualará por arriba al de las agencias. Mala solución,  sin ninguna duda.

Las agencias de viajes y su futuro próximo


El video que sigue, subido por Hosteltur.com, pone de manifiesto el difícil momento que atraviesan las agencias de viaje minoristas, como consecuencia del estancamiento del sector en los últimos años y de la crisis particular que originó la desaparición de Viajes Marsans. Sin embargo, los últimos indicadores de marzo y abril, ponen de manifiesto un cambio de tendencia, posiblemente coyuntural, pero que no debe hacernos olvidar que el sector se encuentra gravemente sobredimensionado.

Superposición de normativas legales y de competencia


En el sector turístico existe una ingente normativa que en muchas ocasiones resulta contradictoria dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que nos encontremos. Normativa que obstaculiza en ocasiones la libre competencia entre establecimientos y empresas y que lastra el desarrollo ordenado de muchos negocios. Poner fin a esta superposición de normativas debería ser un objetivo prioritario para la búsqueda de ese cambio de tendencia que está explorando el sector.